Trabajamos en contextos de alta complejidad socioambiental por el beneficio compartido entre la comunidad, inversionistas y el medioambiente.

Nos especializamos en la relación entre empresas y stakeholders, siendo capaces de solucionar las diferentes controversias y generando relaciones de complementariedad entre las partes.

Qué entendemos por «respetar a la gente»

Reconocemos que muchos de los proyectos implementados en nuestro país no han generado valor a los territorios, por lo que se ha generado un escenario de desconfianza hacia los emprendedores y empresas por parte de las comunidades locales.

Creemos que respetar no es sólo no dañar; es reconocer, escuchar y valorar a quienes habitan el lugar donde se pretende emplazar el proyecto. Así, respetar implica establecer una relación profunda con la comunidad; diseñar el proyecto considerando sus sueños y aspiraciones.

Nuestro trabajo se sustenta en una relación recíproca, en donde el emprendedor/desarrollador y la comunidad local se respetan y reconocen como complemento en la generación de valor para el territorio. Ven al proyecto como una oportunidad para ambos.

Nos focalizamos en el análisis, la gestión y el control de riesgos socio-ambientales que generan incertidumbre a proyectos de inversión

Qué entendemos por «buenos proyectos»

Los buenos proyectos son diseñados con cuidado y humildad; consideran, en forma responsable, que se insertan en un contexto ambiental y social. Respetan y empatizan con las preocupaciones y los sueños de la gente que ahí vive.

Los buenos proyectos se diseñan, construyen y operan con prudencia, escuchando el sentir de las comunidades locales.

Los buenos proyectos llenan de orgullo a sus titulares porque son comprendidos y aceptados por la comunidad.

Los buenos proyectos le hacen bien a Chile.

Contáctenos

Aquí